viernes, 14 de mayo de 2010

Sobre la bajada del sueldo de los funcionarios

1. Entiendo que cuando a uno le toca, le jode y protesta.


Lo que no entiendo es que cuando veían las barbas de su vecino quemar (bajadas de sueldos en Irlanda, Estonia, Grecia, en California les pagan con estampitas, etc.) pues ninguno protestase ni dijese nada ante la que se venía encima aquí.


2. Por supuesto que hay muchos gastos que recortar antes de tener que llegar a los sueldos de los funcionarios. Y diría yo que antes los sueldos que no las pensiones.


Por ejemplo, los 60 millones que costó volver remodelar un palacio andaluz recién remodelado para la Junta de Andalucía, 800.000€ que se acaba de gastar Bibiana Igual-da en otro estudio chorras, 2 millones anuales que van a costar los traductores del Senado (ahora no es el momento), los 600 asesores de ZP o los 1500 de Gallardón (muy incompetentes, por lo que se ve), y un muy largo etc.


Invito a los funcionarios quejosos a abrir una web y denunciar todos los despilfarros que ven pasar delante de sus narices día tras día. El ahorro que conseguirían daría sin duda para mantener sus sueldos.


3. El exceso de funcionarios evidentemente tampoco es culpa de ellos, pero este exceso es una de las causas de tener que bajar el sueldo. No he visto ningún funcionario ni sindicato protestar por este exceso de contratación.


Por ejemplo lo de las empresas públicas para camuflar y contratar los "amiguitos" del partido es de escándalo. Que protesten por ahí.


4. Dicen los funcionarios que "siempre les toca a los mismos". De momento antes que ellos ya han pagado la crisis otros 3 millones de personas que se han ido al paro.


Su sueldo no se lo paga ZP de su bolsillo, ni el Gobierno ni el Estado. Se lo pagamos los contribuyentes. A nosotros sí que nos toca siempre pagar.


5. Hay dos hechos que me dicen que las condiciones laborales (sueldo + fijo de por vida + horario + otros privilegios) de un funcionario sigue siendo muy buenas:
a) ningún funcionario abandona su puesto para ir a trabajar a la empresa privada.
b) para cada nueva plaza de funcionario se presentan más de 500 personas.


Si una bajada de sueldos no cambia este panorama, cabe deducir que sus condiciones siguen siendo buenas.


6. Sobre los funcionarios vagos. Hay muchos funcionarios que trabajan bien (creo que la mayoría). Pero también hay muchos que no la rascan (no vamos a meternos en porcentajes, pero es un número suficientemente importante). Cierto es que el sistema favorece a estos últimos y que "poco se puede hacer".


Yo apoyaría al funcionariado honrado y responsable que intentase poner fin a esta casta de parásitos. Pero si no hacen nada para evitarlo, pues lamentablemente se ganarán la, para ellos, injusta etiqueta de vagos que tan bien refleja Forges en sus viñetas.




En resumen, entiendo la protesta ya que a nadie le gusta que le toquen el sueldo, y comparto que hay otras cosas en las que recortar primero. Precisamente porque el funcionario está en una posición privilegiada, me gustaría que denunciasen todo aquello susceptible de ser recortado, y que no hiciesen tanto la vista gorda cargando finalmente la factura en el que sí que siempre lo paga todo: el contribuyente.


Hala, ya cansé. Me voy a tomar el café y a leer el periódico (o a hacerme las uñas, como ya ví a más de una funcionaria). Eso sí, a mí como me vea la jefa a la calle voy... :-D





1 comentario:

David Sánchez Romero dijo...

Estoy en general de acuerdo en las cosas que escribes en este artículo. Sin embargo, no puedo evitar, a medida que lo leo, que hay algo que no me cuadra del todo en el discurso. Y es que es una ecuación que me da resultado negativo en todos los casos.
Si se ahoraa el dinero del sueldo de los funcionarios, lo que ocurre es que hay menos circulante en las economías modestas (que lo son la mayoría de funcionarios) y se reduce algo el consumo, con lo que la economía decrece.
Si el ahorro viene por la contención del gasto en estudios chorras o en flotas de automóviles, veremos que son los proveedores de esos servicios los que reducen facturación, ergo margen, ergo contratan menos e invierten menos, con lo que acabamos con un montón de gente consumiendo menos porque no hay circulante...
Yo creo que hay varias cosas que deberían reformarse del todo: por un lado, debería haber un modo efectivo de control de la productividad que permita sacar a ese grupo de funcionarios parásito, que son los menos pero los que han dado la fama al cuerpo entero. Establecer un sistema de bonus en los sueldos de los funcionarios partiendo de un sueldo base más bajo pero que permita ser recompensado de verdad en caso de una productividad alta (o sólo de pasar las horas muertas en el ministerio, que es lo único que se controla hoy).
Además, recionalizar el gasto sin disminuirlo. Si el Estado hubiera gastado menos e invertido más, probablemente las cosas nos irían de otro modo.
Además, yo creo que debería haber una Ley restrictiva con los Ayuntamientos a la hra de abusar del ciudadano y no deberían permitir que una administración pública pagara sus deudas a más de 30 días, excepto en caso de contencioso. No es decente que haya habido tantos procesos de concurso de acreedores debido a los impagos de administraciones públicas.
El estado debería liquidar toda la deuda de los Ayuntamientos y Dputaciones, als Autonomías, etc y no permitir la contratación de nada de lo que no tenga garantizado el pago en los plazos normales. Y el que no obtenga financiación, que pida subvenciones, pero no a los ciudadanos, sino a otras instituciones.
Bueno, es abote pronto, pero estamos en lo que estamos por cualpa de alguien, y no son sólo los bancos (que también).